“La arquitectura te dará una casa pero serás tú quien la convierta en un hogar” – le dijo el arquitecto a su hermana.

El hogar son todas las capas de vivencias adheridas día tras día, año tras año, a las paredes de tu cuarto, de tu casa. Las cicatrices hacen únicos a los objetos y hablan de la historia vivida con ellos. Los impecables no son más que clones inmaculados del resto. Mies respondió cuando le preguntaron acerca de cómo hacía sus hermosas cubiertas planas con esbeltos voladizos que, simplemente, “con goteras”. Habría que añadir las grietas y tendríamos un binomio inseparable asociado al envejecimiento de cualquier pieza de arquitectura. Cicatrices, marcas de interacción que son testimonio de acontecimientos sucedidos en ese escenario por la mera razón de que allí eran posibles. En ese lugar podían suceder cosas.

Colonización, parasitismo y simbiosis. Es muy probable que, en base a lo descrito en el párrafo anterior, estos sean los mecanismos de interacción con la arquitectura que ejercemos con más asiduidad. Nos instalamos en lugares que, con el tiempo, modificamos y adaptamos a nuestras necesidades. Obtenemos un beneficio que es, inicialmente, unidireccional, pero con el tiempo la relación de interdependencia individuo/entorno se hace patente.

(DUELO, Un lugar al que regresar, TRISCAIDECÁLOGO).

Quizá podríamos definir la arquitectura como la ciencia anatómica que se inmiscuye en nuestra simbiosis con el espacio en el que habitamos y nos desarrollamos. Porque ambos poseemos una naturaleza orgánica. Porque ambos estamos vivos.

Te dejo con el vídeo de mi presentación en BNI Startup Lorca. Espero que lo disfrutes.

CASCO ANTIGUO DE LORCA

PRESENTACION 10" Enrique Miñarro . #LORCA

Publicada por BNI Startup Lorca en Jueves, 25 de abril de 2019