La arquitectura es una disciplina compleja.

Matemática, física e historia.

La transformación del espacio que se habita para potenciar la calidad de vida.

La arquitectura es reinvención.

 

La Caja de Campo busca aplicar la arquitectura contemporánea al fenómeno habitable de la casa. Realmente, está diseñada para ser algo más. Está planteada para ser un hogar, un lugar al que regresar.

Esta arquitectura habla de lo que mi familia y yo perdimos tras los seísmos del 11 de mayo de 2011 y, por supuesto, de lo que supone hacer todo por recuperarlo.

La “Caja de Campo” es una construcción que emplea lo simple como medio para obtener la eficiencia. En su arquitectura, se recurre a un paralepípedo y se ordenan las estancias para optimizar el consumo de luz, el de la temperatura, el impacto solar, las sombras… En definitiva, el objetivo de esta edificación es lograr su sinergia con el entorno que la rodea.

Lo que me hace más feliz es ser testigo de que el resultado funciona. Actualmente, es el hogar de mi familia y este es el mayor premio que puedo obtener.

Estoy muy agradecido a la Revista del Colegio de Arquitectos de la Región de Murcia por publicar mi propuesta en su número dedicado a viviendas unifamiliares de este mes de enero. Envié esta propuesta que, como ya os he comentado, era la reconstrucción de la casa de mis padres y es un gran honor compartir cartel con grandes arquitectos.